¿Por qué hacerme una rinoplastia?

Motivos para la rinoplastia o cirugía estética de la nariz

Hay más motivos que el estético para someterse a una operación de nariz.

Una de las partes del cuerpo en las que más intervenciones se realizan es la nariz. La mayoría de ellas obedecen a motivos estéticos, aunque no son los únicos por los que puede ser necesario este tipo de operación. De todas ellas, la más conocida es la rinoplastia, que además de mejorar el aspecto del rostro corrige algunos problemas de salud de origen diverso.

Complejos graves

Aunque es natural tener ciertos complejos, ya que nadie está del todo conforme con su cuerpo, a veces pueden llegar a causar un trauma profundo. En caso de que tener la nariz torcida o muy prominente afecte a la salud emocional, una rinoplastia en la clínica Top Aesthetic Center de Málaga puede ser la solución que ayude a acabar con este problema. Puede parecer banal, pero cuando se padece este trastorno pueden a ser afectadas incluso las actividades más normales de la vida. Una nueva nariz mejora el estado mental.

Problemas al respirar

Respirar mal es sumamente molesto. Además de que puede causar otros problemas derivados de una mala oxigenación, ronquidos por las noches y otro tipo de trastornos. Por esta razón, un porcentaje de personas que va en aumento toman la decisión de operarse para mejorar su modo de respirar. Para su bienestar y el de la gente que convive con ellas, especialmente a la hora de dormir.

Golpes y accidentes

En ocasiones se producen caídas, golpes y otras situaciones que tienen como resultado roturas de nariz y cambios de aspecto. Pueden deberse a que el tabique nasal se suelda mal o a que este se ha desviado. En estos casos lo habitual es recurrir a la cirugía para devolver a la cara su aspecto anterior, así como corregir ciertos efectos secundarios del accidente.

Una nariz torcida

En realidad, prácticamente todo el mundo tiene la nariz algo desviada. No tiene por qué suponer un problema a la hora de respirar, pero sí afectar a la simetría de la cara, por lo que cada vez más gente se informa acerca de la rinoplastia como método de corregir esta desviación y lograr un aspecto más equilibrado.

Otro caso similar aunque en distinta perspectiva es la denominada nariz aguileña, que tiene una alineación relativamente buena de frente, pero que de perfil no es del agrado de quien la tiene. Con una intervención se puede cambiar la proporción y hacer una nariz completamente nueva.

Corrección de cirugías anteriores

En situaciones en las que una intervención haya producido una malformación de la nariz, como puede ser al ponerse en malas manos, operarse de nuevo corregiría este problema, que de otro modo podría convertirse en un complejo como hemos mencionado antes.

¿Qué tipos de rinoplastia existen?

Cuando se habla de rinoplastia en realidad no nos referimos solo a un tipo de intervención, sino a una lista de ellos, que se emplean dependiendo del tipo de problema a corregir.

Por ejemplo, cuando se va a realizar un cambio importante se hace una rinoplastia abierta. El cirujano abre la nariz y trabaja sobre la anatomía de esta en su conjunto.

En casos en los que los cambios sean menos profundos se practica una rinoplastia cerrada. Normalmente se practica por dentro y se accede a los tejidos para rectificar lo que se desea.

La rinoplastia rellenadora es la menos invasiva. Se utilizan distintos compuestos inyectados para matizar ciertas líneas o cambiar el aspecto del perfil. A diferencia de las otras intervenciones, en este caso los efectos son temporales y el proceso debe repetirse cuando se hayan pasado.

¿Todo el mundo puede hacerse una rinoplastia?

Se puede decir que cualquier persona puede ser una buena candidata para someterse a esta operación. De hecho, es una de las más solicitadas por quienes solicitan los servicios de un experto en cirugía estética y reparadora. Sea por un defecto desde el nacimiento, una lesión o cambios propios del desarrollo, se puede hacer una nariz nueva prácticamente a todo el mundo. Aunque lo mejor es consultar siempre al cirujano para que evalúe el caso y determine tanto la viabilidad como el equilibrio de la operación solicitada. Siempre a profesionales con experiencia que informen tanto de los beneficios como de los riesgos que tiene el proceso, y ofrezcan garantías.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *